Números sin identidad y Neymar

inmigracion
Manifestación Pew Hispanic en Estados Unidos. | Foto: RFI

Samuel Muntean | Castellón

En abril del año 2000 la agencia AP corrigió su Guía de estilo y prohibió el uso de la expresión “inmigrantes ilegales”, argumentando que lo único que era ilegal era la acción, jamás una persona. El Libro de estilo de El País propone “Inmigrantes indocumentados”, expresión que se considera ahora imprecisa, porque muchos de ellos tienen algún tipo de documento identificable encima, aunque carecen de derechos de residencia o o de estancia legal. La mejor propuesta viene dada por el mismo manual con el sintagma personas “en situación ilegal”.

El pasado sábado, 20 de diciembre, el periódico digital, lainformacion.com utiliza en su antetítulo o titular del bloque y en las etiquetas, para hacer más fácil la búsqueda del artículo en la web, la expresión “inmigrantes ilegales” (como puede apreciarse abajo en la foto).

Captura

No obstante, el arranque del problema no comienza por ahí ni tampoco quiere pararse en el mismo punto, sino que se inicia desde el propio titular de la noticia: «Interceptan una patera con nueve inmigrantes en Orihuela (Alicante)». No es la primera noticia que utiliza la misma expresión “interceptar” y, lamentablemente, parece difícil predecir que fuera la última, sin embargo, hay que dejarlo claro: interceptar es cuando la guardia civil hace detenciones en materia de drogas, robos y tráficos ilegales de objetos o personas.

Cuando se detiene a un número (alto o bajo) de personas, por hallarse en una situación ilegal y por acceder de forma ilegal a una región determinada, podrían emplearse términos como “auxiliar” o “rescatar”, así como ha preferido hacerlo el diario ABC en la noticia, ya que el significado de la palabra “interceptar” fomenta la visión negativa de las personas que, huyendo de una situación socio-económica e incluso política, sean asociados con palabras tan peyorativas.

Entre otras expresiones, preferidas a elegir por el autor o la autor del artículo encontramos la identificación por número, y además la forma de hablar de las mismas como si de especies animales, objetos o incluso, lo que es peor, de mercancía se tratara “en buen estado”. En el proceso de intercambio, en un mercado de cualquier sociedad con la idea de librecambio implantada,  el cliente por la situación y el estado del bien o servicio que adquiere, intentando que este sea “en buen estado”.

Con el riesgo de caer en la redundancia, reiteramos, haciendo hincapié al estado actual en el que, pese a que han pasado más de diez años, desde cuando se ha establecido que el uso de dichas expresiones tiene un carácter despectivo, se siguen usando, lamentablemente, a veces incluso con tono sarcástico, estos términos. Es cierto que se han remediado muchas expresiones de esta índole y que muchos periódicos de referencia (como El País, El Mundo, ABC,…) han adaptado al 99% estas formas más adecuadas para referirse a determinados sectores o segmentos sociales; sin embargo, con una mera búsqueda en Google aun aparecen decenas de artículos -recientes- que no presentan la menor pizca de intención para cambiar la situación.

Leer más sobre el artículo aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s