La obesidad severa es discapacidad

El danés Karsten Kaltoft fue despedido por obeso. | Jakob Dall (AFP)

Noemí Sánchez | Valencia

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha sentenciado que la obesidad es discapacidad a efectos de discriminación laboral siempre y cuando acarree “una limitación, derivada en particular de dolencias físicas, mentales o psíquicas”. Por tanto, con este fallo los obesos severos deben tener las mismas oportunidades en el mercado laboral de la misma protección que aquellos trabajadores que han sido reconocidos como personas con minusvalías. En la normativa actual no hay ninguna ley que indicase que no se podía discriminar en el empleo por razones de obesidad.

Esta resolución se ha llevado a cabo tras la denuncia de Karsten Kaltoft, un empleado del Ayuntamiento de Billund. Kaltoft fue despedido en 2010 tras 14 años cuidando niños en su casa. Y por ello, el tribunal de Kolding ha sido el que ha pedido esta aclaración. Mientras la administración indica que su despido es por el descenso de la carga de trabajo el empleado indica que lo echaron por obeso.

Puedes leer la noticia aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s