Jugar con la violación

Entrada del reportaje | Rolling Stone

Laura Mulatero | Valencia

En Estados Unidos, una de cada cinco estudiantes de universidad ha declarado haber sufrido asalto sexual. Una cifra bastante alta, y aunque el presidente Obama lanzó una campaña para disminuir el número de las víctimas, los efectos de esta medida (si es que se continúa en el futuro) tardarán en vislumbrarse.

Sin embargo, si ya resultan graves estos datos, todavía lo es más que un medio de prestigio y alcance internacional publiqué un extenso reportaje falso sobre la experiencia de una chica que padecio estos ataques.

Si, no ha leído mal, la historia era falsa y la plataforma por la que se difundió y después pidió perdón Si, no ha leído mal, la historia era falsa y la plataforma por la por el error- que no se trató de una mala praxis periodística, sino que se creyeron el relato a pie de juntillas- se trataba de la revista Rolling Stone.

Este asunto, que conmocionó a toda la nación, se difuminará con lentitud y dejará unas secuelas de tal calado que impedirá a muchas mujeres denunciar cualquier maltrato o acto en contra de su voluntad por dos cuestiones: en primer lugar, el hecho de que un medio haya cometido tal fallo, creará una especie de espiral de silencio en las plataformas comunicativas a las hora de  cualquier caso de maltrato por temor a que se repita la situación. En segundo lugar, y en consonancia con lo antes mencionado, al existir un mayor recelo por parte de los medios, las fuerzas del orden y la sociedad al creer que una mujer haya sido violentada, ellas mismas desistirán a hablar por miedo a quedar en ridículo.

No se sabe porque esta chica creó y propagó esta historia ¿Diversión? ¿Ganas de experimentar cómo se siente que la adrenalina recorra tu cuerpo con la simple posibilidad de que una plataforma comunicativa, que llega a los cinco continentes, compre tu cuento y lo transmita? Sea cual sea la razón, retomar los  pocos caminos ya trazados se complicará en un país, que, aunque por años se ha autodenominado el “garante de la libertad”, debería revisarse, porque qué libertad es aquella donde las mujeres han de preocuparse por su seguridad, una nación en la que por lo menos una vez al año ocurre un asesinato múltiple en lugar público (solo hay que recordar a Elliot Roger o James Holmes “el enemigo de Batman”), y que el 22% de los presos mundiales se encuentran en cárceles estadounidenses.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s