Mobbing maternal

Noemí Sánchez | Valencia

Ya en el 2010 muchos medios de comunicación nos alertaban del denominado mobbing maternal a las que muchas empresas sometían a mujeres en su lugar de trabajo una vez estaban embarazadas.

El mobbing maternal consiste en el acoso sistemático contra las mujeres embarazadas. Este tipo de acoso se caracteriza porque el objetivo principal es la de ejemplarizar y no la destrucción o eliminación de la víctima, que hasta el momento de quedarse embarazada podía ser una trabajadora bien integrada en el grupo y con reconocimiento de su trabajo. Es decir, con el acoso a esa mujer embarazada lo que se quiere es que todas las demás mujeres de la empresa sepan los que les puede pasar si cometen el “error” de quedarse embarazadas y que no se atrevan a hacerlo. Y se trata de un atentado directo contra la libertad de elección de muchas mujeres, que no pueden elegir quedarse embarazadas sin ver peligrar su puesto de trabajo o sin ser sometidas a humillaciones y malos tratos. Este mobbing tiene graves consecuencias tanto físicas como psicológicas para la salud de la mujer y la de su futuro hijo/a además de que ya no solo puede afectar al entorno personal y familiar, sino que llega incluso social y administrativo.

La Fundación Madrina que realiza la labor de ayudar de manera integral a mujeres embarazadas en riesgo de exclusión social indica en su estudio que ocho de cada diez mujeres embarazadas, el 80%, en España sufre mobbing maternal en su ámbito laboral además el 25% de las mujeres que se queda embarazadas antes de cumplir los 25 años son despedidas de sus empresas. Y este problema va en aumento. La ONG Maternity, en apoyo de la mujer y la maternidad señala que el 51% de las mujeres que trabajan fuera del hogar se ven obligadas a renunciar a su maternidad por la dificultad de compaginar la vida familiar y laboral. Además, ocho de cada diez mujeres renuncian a tener un segundo hijo. A esto hay que sumarle que el 52% no consiguen acceder al mercado laboral. Son muchas las empresas, sobre todo las Pymes en las que durante las entrevistas se les pregunta si tienen pensado ser madres. Como consecuencia de esta realidad se ha producido un descenso de natalidad a nivel mundial, en España la tasa de natalidad se rebaja a 1,3 hijos por núcleo familiar y un envejecimiento progresivo de la población. Y eso que las cifras confirman que el deseo de las españolas es de tener 2,7 hijos de media según el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). También un estudio reciente de Randstad señala que “la realidad dice que miles de mujeres son discriminadas cada año por el hecho de ser madres” y que un 80% de los españoles cree que las mujeres sufren discriminación laboral por ello. La crisis económica ha hecho crecer la discriminación en este ámbito, algo que se produce sobre todo entre las trabajadoras con contratos temporales. Y es que todavía se considera como un problema que una trabajadora sea madre. Por eso podemos decir que vivimos en un país en el que las mujeres tienen que decidir entre su carrera profesional o ser madres. A este problema hay que sumarle otro que también viene de lejos y es que las mujeres de la Unión Europea (UE) ganan de media un 17,5% menos que los hombres a lo largo de su vida. La falta de compromiso de las administraciones nos sitúa entre los últimos puestos de la UE con los niveles más bajos de protección a la maternidad junto con Portugal y Grecia.

El presidente de la Fundación Madrina, Conrado Giménez indica que hay que tres formas de discriminación: la imposibilidad de encontrar trabajo, cuando una mujer anuncia que va a ser madre y la cambian de puesto o directamente la despiden. Y la tercera que está relacionada con los impedimentos para obtener una reducción de jornada. José María Mota, abogado especialista en Derecho Laboral señala que los tres casos de despidos más habituales que atentan contra la maternidad son: el momento en que una empleada anuncia su embarazo, desde que nace el pequeño hasta que cumple los nueve meses y, por último, cuando la mujer pide una reducción de jornada o una excedencia de un año para el cuidado de su hijo.

Diversos estudios han demostrado que muchas mujeres llegan a pensar que el problema es suyo y entienden a la empresa y se sienten culpables e incluso otras prefieren irse. Parece ser que lo normal es que si una mujer se queda embarazada esto le provoque problemas laborales. Relacionado con esto, algunos de los objetivos de la ONU son invertir en maternidad y formación, con el fin de reforzar el talento femenino, disminuir la tasa de dependencia por baja natalidad o salvaguardar los derechos de la mujer como madre en el trabajo y para ello propone como situación más favorable no sólo que tener hijos no sea motivo de despido (penalizado en el artículo 55.5 del Estatuto de los Trabajadores ya que el despido sería nulo), sino que se permita a las madres invertir más tiempo con sus hijos sin provocar pérdidas al empresario, que las madres escojan con libertad su horario laboral. Por ello, la maternidad debería considerarse como una oportunidad para la empresa, en lugar de como un problema o una desventaja dentro de la carrera laboral de la mujer.

La razón de este artículo es por una noticia, bueno dos, que he podido leer en los últimos días sobre el mobbing maternal. La primera la encontramos en el diario La Razón, que a cuenta de que ese mismo fin de semana se celebraba en España varias manifestaciones provida decidió publicar lo siguiente: «Mobbing» maternal, un paso al aborto. Lo primero que me llamó la atención es la palabra aborto. Yo no conocía de que se trataba este tipo de mobbing y me puse a investigar. Tras documentarme no termino de ver esta causa-efecto que señalan en el citado periódico. De hecho si leemos en el interior la situación siendo grave como hemos podido ver en la descripción de lo que es el mobbing maternal La Razón a mi forma de pensar lo muestra demasiado catrastrofista y como si desde las empresas obligasen a que las mujeres abortasen. De hecho la primera frase de la noticia es: “O te «quitas» al niño o pierdes el trabajo. Así de simple. Puede producirse de forma más implícita o explícita”. Por ello, considero que es oportunista esta noticia y que se realiza con el único objetivo de apoyar o reforzar, sin mucha justificación, su repulsa al aborto.

La segunda noticia es sobre unas declaraciones que hacen que se refuerce la idea que tienen algunos empresarios/as de que “no es bueno” tener a mujeres en su empresa y lo que más me sorprende es que viene justo de una mujer, concretamente la presidenta del Circulo de Empresarios, Mónica de Oriol, que en su intervención en la XXV Asamblea Plenaria del Consejo Empresarial de América Latina (CEAL) señaló “prefiero contratar a una mujer de más de 45 o de menos de 25, porque como se quede embarazada nos encontramos con el problema” y añadió “si una mujer se queda embarazada y no la puede echar durante los once años siguientes a tener a su hijo, ¿a quién contratará el empresario?”. Eso es, fomentando la discriminación, con todas las de la ley.

La discriminación dentro del entorno laboral ha dejado, por tanto, de estar relacionada con el género, ya no se discrimina a las mujeres por ser mujeres, sino por su condición de madres, tal y como denuncia el Instituto de Política Familiar que insta con ello a los gobiernos a “tomar medidas para armonizar la legislación y la organización del trabajo con los derechos de las madres trabajadoras, implementando una perspectiva de familia en las relaciones laborales”. Hay que promover un cambio de mentalidad en la sociedad, que proteja el derecho de fundar una familia sin que ello suponga una carga para las empresas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s